Mensaje de Anime y Crecimiento personal Diario – Sept 28, 2023

Muchos no vais a estar de acuerdo, pero este es uno de los momentos más épicos de toda la historia del anime:

Es un momento muy especial para mí, en un anime muy especial para mí.

No es épico por sus coreografiadas peleas, ni por su romance, ni por el sacrificio de un personaje que parecía casi protagonista.

La división científica de Britannia estaba luchando por un punto estratégico contra su mayor enemigo: la división científica de los revolucionarios Caballeros Negros.

Había tropas muriendo por disparos y ataques enemigos en todo el campo de batalla, y los dos investigadores y científicos principales de cada ejército daban las órdenes necesarias para acabar con el enemigo.

En medio de esta encarnizada batalla, entre los dos ejércitos, aparece una chica sosteniendo algo entre sus manos.

El líder de la división científica de Britannia no tarda más que un segundo en intuir lo que esa chica lleva entre sus manos, y congelado por el miedo da la orden a absolutamente todas sus tropas de detener el fuego y retirarse de inmediato.

En esta situación cualquier persona hubiera aprovechado que su enemigo deja de atacar y le da la espalda para masacrarlo sin piedad con toda la furia que conlleva una encarnizada batalla como esa.

La líder de la división científica de los Caballeros Negros, por el contrario, va un paso más allá, y en menos de un segundo llega a la siguiente reflexión:

“Si el líder científico de Britannia, mi mayor rival y una persona cuya inteligencia está a la altura de la mía, decide en este mismo momento retirarse aún sabiendo que yo podría aprovechar esta oportunidad para masacrar a su ejército, ¿qué factor ha entrado en juego que cambia por completo la batalla? La única respuesta es que disparar por error a esa chica que acaba de aparecer con una caja entre sus manos causaría muchas más bajas que el hecho de dar la espalda al enemigo.”

Un segundo después, la líder científica de los Caballeros Negros estaba dando la orden de alto el fuego y retirada a su propio ejército, aún sin saber qué peligro había.

Por suerte ambos ejércitos evitaron disparar a aquella chica que llevaba el primer prototipo de la bomba atómica entre sus manos.

Alguien que de verdad es inteligente no aprovecha los errores de otras personas para su beneficio, sino que los estudia e intenta aprender incluso de la acción que más equivocada puede parecer.

Al fin y al cabo, de las personas que más puedes aprender en esta vida es de aquellas que piensan diferente a ti. Porque todo el mundo tiene un motivo para pensar de la forma en la que lo hace, y asumir que no es así y que todo el mundo vive equivocado es la mayor muestra que uno puede dar su propia ignorancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *