Mensaje de Anime y Crecimiento personal Diario – Sept 20, 2023

Estaba encarcelado.

Puck, un elfo que aparece en Berserk, estaba enjaulado e iba a ser vendido al circo, hasta que Guts lo salva y corta por la mitad a los traficantes de elfos que lo habían atrapado.

Después de una gran lluvia de sangre, muerte y destrucción Guts sigue su camino, pero Puck se le une, y continúa espectando cómo Guts arrasa con cualquier criatura que se pone en su camino. Ni siquiera trata a Puck como un amigo o un conocido. No le presta atención.

Puck le pregunta que por qué se preocupa tan poco por todo lo que destroza.

Y es en ese momento cuando Guts suelta una de la frases más cínicas que podemos escuchar en todo Berserk: “Si me importara la vida de las hormigas no podría ni caminar”.

Si me importara la vida de las hormigas no podría ni caminar…

Suena duro.

Además se supone que Guts no es un hijo de puta.

En Berserk el hijo de puta es otro.

Pero Guts suena tremendamente hijo de puta al decir esto.

Aún así no le falta razón.

Él tiene su objetivo.

El resto que se apañe.

Es imposible estar pendiente de todo el mundo.

Si eres una persona demasiado idealista y quieres cuidar de todo el mundo solo conseguirás prestar menos atención a tu círculo cercano de la que se merecen, y con una peor calidad.

Céntrate primero en dar a tu familia y amigos todo lo que se merecen.

El resto son hormigas, por muy cínico que suene.

Y solo cuando tu entorno esté realmente feliz podrás ir expandiendo tu círculo de visión.

No quieras proteger ni solucionar los problemas de todo el mundo. Que cada uno tiene que poder apañárselas por su cuenta hasta cierto punto.

Ten un buen día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *