La Selección Natural y la Cebra

Hace unos días estaba navegando por Internet y vi la foto de una cebra; un animal que se sabe que mucho tiempo atrás surgió de la misma especie que los caballos, pero sin embargo ellas tienen el cuerpo cubierto de un pelaje que alterna repetidas veces entre el color blanco y el negro, así que me hice la siguiente pregunta:

¿Qué hizo que algunos individuos de esa especie animal sobrevivieran mejor al tener el pelaje rayado?

Bien, pues la respuesta no es nada simple ni intuitiva, ya que su principal función es la de evitar picaduras de tábanos, un insecto muy común en África.

Estos pequeños insectos son capaces de matar a un caballo en numerosos casos, y tienen una característica muy curiosa, y es que, al igual que algunos otros insectos, se sienten muy atraídos por la luz polarizada, la cual reflejan intensamente los caballos blancos.

Los caballos negros no reflejan tanta luz polarizada, así que se ven menos afectados, pero lo más curioso de todo es que las cebras, por su pelaje, reflejan esta luz de manera muy irregular, y los tábanos apenas las distinguen de otros elementos inertes del entorno, ya que ellos detectan a los animales por que son grandes masas de luz reflejada de manera uniforme.

Además, el pelaje de las cebras también se cree que puede confundir un poco a sus depredadores más grandes, como los leones, quienes no distinguen colores. Pero casi se podría decir que este motivo es secundario, pues su pelaje tan particular funciona mucho mejor para evitar tábanos que para evitar felinos, precisamente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio